image

Google

The Web
cpancf.com




image   image
 

 

Estrategias para que sus hijos no mojen más la cama


Por Lesley Jamison, PhD., psicóloga licenciada; Columbia, Carolina del Sur
Publicado originalmente en la revista Gainesville Family Magazine
 
Publicado nuevamente por Clinical Psychology Associates of North Central Florida, P.A. – CPANCF.COM con permiso del publicador original.
 
Todos los derechos reservados. http://cpancf.com (352) 336-2888
  
 Traducido por Beatriz Rodríguezel 7 de julio del 2015

 

Ya que el mes pasado discutimos el entrenamiento de sus hijos en usar el baño, este mes hablaremos sobre las veces que sus hijos han mojado la cama aun haber sido entrenados en el uso del baño. La mayoría de los niños que tienen de 3 a 4 años se pueden controlar durante el día, y al llegar a los 4 o 5 años, muchos se pueden controlar mientras duermen. El término médico para los niños que continúan mojando la cama y tienen una edad en la cual este tipo de comportamiento no es normal es “enuresis nocturna”.    
 
Según el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM4V, American Psychiatric Association), el criterio para diagnosticar a un niño con enuresis incluye: (1) orinar la cama o la ropa repetidamente (involuntariamente o intencionalmente); (2) estos accidentes deben ocurrir dos veces a la semana durante 3 meses consecutivos como mínimo y deben causar sufrimiento o dificultades en áreas como su vida social, sus estudios, u otras áreas importantes de funcionamiento; (3) la edad cronológica del niño debe ser mínima 5 años y (4) el mojar la cama no puede ser a causa de una condición médica (por ejemplo, diabetes o epilepsia) o a causa de los efectos fisiológicos inmediatos de cualquier substancia, como un diurético.
 
Algunos investigadores han encontrado que un 10 y hasta un 20 por ciento de los niños de 5 años, aproximadamente el dos por ciento de los niños de 12 a 14 años, y el uno por ciento de los que tienen 18 años  sufren de enuresis nocturna. Enuresis es más común en niños que en niñas.
 
La genética juega un papel muy importante en el análisis de enuresis. Tiende a ser que si los padres sufrieron de enuresis, su hijo(a) tiene una probabilidad de 77 por ciento de tener esta condición. Si uno de los padres sufrió de enuresis, entonces la probabilidad de que sus hijos tengan enuresis es reducida a 44 por ciento. El índice de la probabilidad solamente disminuye 15 por ciento si ninguno de los padres tiene un antecedente de esta condición. Muchos investigadores también creen que una de las causas detrás de mojar la cama es que el niño no haya aprendido a controlar el reflejo de micción.
 
Otro factor que contribuye a que un niño moje la cama es que algunos niños no tienen un incremento regular de la secreción de vasopresina, una hormona antidiurética que controla la producción de la orina durante la noche. Como resultado, la producción de orina de estos niños  sobrepasa la capacidad de la vejiga por la noche. Para algunos niños que sufren de enuresis, la capacidad que la vejiga que puede ser acomodada antes de que el reflejo de micción es activado es más pequeña de la capacidad de los niños que no mojan la cama. Las investigaciones hechas al respecto han obtenido resultados inconcretos en cuanto al papel que el ritmo circadiano juega en la enuresis.
 
La mayoría de los niños que sufren de enuresis no tienen problemas de adaptación o trastornos emocionales. Sin embargo, estos niños están en riesgo de desarrollar un autoestima más bajo de lo normal, o a sentirse diferente a sus compañeros.  Cuando comienzan su educación primaria no pueden participar en eventos sociales como una pijamada o campamentos que duran por una noche ya que tienen miedo a ser descubiertos y a ser burlados por sus compañeros. La ansiedad de los padres y reacciones negativas a esta condición pueden crear conflictos familiares también.
 
Es importante tener al tanto que enuresis suele a mejorar con la edad. Los tratamientos tienden a ser innecesarios para los niños menores de 6 y hasta 7 años.
 
Estrategias comunes para el tratamiento de enuresis incluyen:
 
Medicamentos:
 
Imipramina (Tofranil) es un antidepresivo tricíclico que algunas veces es usado para el tratamiento de enuresis nocturna. Sin embargo tiene una efectividad limitada y algunos efectos secundarios. Tiene un nivel alto de recaída en cuanto la dosis es retirada.  Desmopresina es un aerosol nasal que es muy efectivo en cuanto al tratamiento de la enuresis en niños que no producen niveles normales de vasopresina durante la noche. Se puede usar como un remedio de largo o corto plazo (por ejemplo, se puede ser para ir a una pijamada). Es una solución provisional. Por otra parte, en cuanto el tratamiento es concluido, muchos niños tienen recaídas.
 
Alarma de orina o campana y colchoneta:
 
El uso de campanadas y colchonetas es uno de los tratamientos más efectivos para la enuresis. Una colchoneta que es sensible al orine es colocada en la cama del niño, la cual está conectada a una alarma. En cuanto una mínima cantidad de orine es absorbida por la colchoneta, la alarma es disparada y no se apaga hasta que es desactivada manualmente. Los modelos más modernos tienen unos broches de metal que están adjuntos a los pijamas del niño y están conectados a un aparato que se parece a un reloj de pulsera, el cual también suena cuando el niño se orina. Los músculos del niño se contraen automáticamente cuando se despiertan por la alarma, o la campana. Esto le enseña al niño a tensar el musculo del esfínter y a ir al baño antes de mojarse. Para prevenir recaídas, es recomendado que después de que el niño haya logrado noches sin mojar la cama se incremente la dosis de líquidos antes de dormir mientras el niño está usando el sistema de alarmas. Este método es conocido come “aprendizaje excesivo” y reduce las recaídas de los pacientes usando el sistema de alarmas por 13 por ciento. Para reducir el nivel de recaídas aún más, use el sistema de alarmas con un horario variado después que el niño haya logrado no mojar la cama por 14 días consecutivos. Es importante que el niño siga empleando la técnica del aprendizaje excesivo.
 
Es bueno notificar a su hijo que usted va a desconectar el sistema de alarmas durante unos días. Esto permitirá que su hijo mejore la habilidad de dormir sin mojar las sabanas.
 
Ejercicios para la retención de la orina:
 
Estas técnicas requieren que se le incremente al niño la dosis de líquidos  y cuando tenga un gran deseo de ir al baño, él deba esperar por el tiempo que él más pueda. No permita que el niño beba más de 8 a 16 onzas por hora o que retenga fluidos en su vejiga por más de una o dos horas.
 
Ejercicios para controlar el esfínter:
 
Las madres deben acordarse de cuando hacían estos ejercicios mientras estaban embarazadas. Estas técnicas incluyen el comienzo y el detenimiento del orine mientras el paciente está orinando. Haga que el niño haga esto de 3 a 5 veces cada vez que vaya al baño.
 
Entrenamiento para mantener la cama seca:
 
Este es un entrenamiento bastante intensivo que requiere la aplicación de un conjunto de técnicas y tratamientos para la enuresis.  Estos incluyen el sistema de alarma para el orine, ejercicios para la retención de la orina, y refuerzos positivos cuando el niño no moja la cama. También requiere que el niño este familiarizado con despertarse repentinamente dada la necesidad de ir al baño a cualquier hora, la incrementación de fluidos en su dieta, y el auto correccion del niño con sus accidentes.  Es importante que el niño continúe el entrenamiento usando el baño si esto aún le presenta dificultades. Los padres que decidan usar esta estrategia necesitarían la asesoría y el apoyo de un profesional cualificado dado la intensidad de este tratamiento.
 
Recuerde que es mejor no culpar al niño por haber mojado la cama, aunque el niño pueda ayudarle a limpiar cuando ha tenido un accidente. Otras tácticas que pueden ayudar a su hijo a mantener la cama seca incluye elogios cuando no mojan la cama, el apoyo incondicional de la familia, y refuerzos palpables cuando triunfan contra la enuresis (ejemplos incluyen pegatina, etiquetas engomadas, u otros tipos de premios simples pero significantes).
 
El brazalete de alarma para el orine se puede obtener de la compañía Nytone Medical Products, Inc., 2424 South 900 West, Salt Lake City, Utah, 84119.
 
La Dra. Lesley Foulkes-Jamison es una psicóloga de pediatría quien estuvo trabajando con Clinical Psychology Associates of North Central Florida, P.A. (352) 336 – 2888, CPANCF.COM cuando este artículo fue publicado por la revista “Gainesville Family Magazine”. Ahora ella tiene su propia consulta en Columbia, Carolina del Sur.

 

 
image   image
Gainesville Office: 2121 NW 40th Terr. Ste B. Gainesville, FL 32605  -   Phone: (352) 336-2888  -   Fax: (352) 371-1730
Ocala Office: 108 N. Magnolia, Suite 309, Ocala, FL 33475  -   Phone: (352) 629-1100   Email Us  Terms of Service  Privacy Policy